Manejo del estrés después de un evento traumático

Las situaciones traumáticas son inesperadas, repentinas y en general, violentas. Y aunque en muchos casos no dejan señales visibles de daño físico, el daño emocional puede ser severo.

En la mayoría de los casos las personas que han vivido eventos traumáticos pueden experimentar emociones fuertes como el temor, la tristeza y otros síntomas de depresión. Esta es una forma de responder y reaccionar ante la situación vivida. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este tipo de emociones son normales siempre y cuando sean temporales y no interfieran con la vida y funcionamiento cotidiano de las personas.

¿Qué nos puede suceder después de un desastre u otro evento traumático?

Las reacciones más comunes después de una situación traumática incluyen:

  • incredulidad (negación) y choque emocional

  • tensión e irritabilidad

  • temor y ansiedad sobre el futuro

  • dificultad para tomar decisiones, incluso las más sencillas

  • pérdida de interés en actividades cotidianas

  • pérdida del apetito

  • pesadillas y pensamientos recurrentes sobre el evento vivido

  • ira, cólera

  • consumo (o aumento de consumo) de alcohol y otras drogas

  • tristeza, desgano, falta de motivación

  • sensación de no poder hacer nada para mejorar la situación

  • llanto

  • problemas para dormir

  • dolores de cabeza, espalda y problemas estomacales

  • problemas para concentrarse

¿Qué puede hacer?

  • Cuídese a sí mismo: aliméntese adecuadamente, haga ejercicio, duerma lo suficiente, descanse cuando lo necesite, trate de mantener su rutina.

  • Esté en contacto con otras personas: evite aislarse de los demás. Trate de pasar tiempo con sus seres queridos.

  • Evite consumir alcohol y otras drogas: a largo plazo, el consumo de sustancias adictivas como el alcohol y otras drogas solo aumentan los niveles de estrés.

¿Cuándo es adecuado buscar ayuda profesional?

Algunas personas logran manejar por sí solas y con ayuda de sus seres queridos los efectos emocionales y físicos que puede dejar una situación traumática.

Pero no es poco común que en muchos casos este entorno no sea suficiente y el estrés llegue incluso a agravarse. Por ejemplo, en muchos casos las personas pueden sentirse constantemente nerviosas o tristes, afectando sus relaciones interpersonales y hasta su rendimiento en los estudios o el trabajo. 
Cuando esto ocurre es el momento de buscar apoyo emocional de un profesional entrenado y experimentado en temas de salud emocional y mental. Este tipo de profesionales pueden ayudar a niños, adolescentes y adultos a aliviar el estrés y el impacto emocional causados por el trauma.

Vea también:
Tornados en Oklahoma: ayuda para sobrevivientes y cómo ayudar

Agradecemos sus comentarios y pedimos que las conversaciones en esta página sean respetuosas. Eres completamente responsable por el contenido de tus comentarios.

No discriminamos en contra de cualquier punto de vista, pero nos reservamos el derecho de eliminar comentarios de la página si:

  • son violentos, obscenos, ofensivos, racistas o de odio
  • amenazan o difaman a alguna persona u organización
  • sugieren o promueven alguna actividad ilegal
  • alguna entidad comercial o agencia no-gubernamental hace algún tipo de pedido, anuncio o promoción
  • un mismo usuario realiza múltiples comentarios sucesivos que no sean relevantes a las discusiones en la página
  • diferentes usuarios copian y pegan un mismo comentario de manera repetida
  • contienen información personal que incluye pero no se limita a e-mails, números telefónicos, direcciones postales o números de Seguro Social

En pocas palabras, sé amable. Si tienes alguna pregunta o comentario sobre esta política, envíanos un e-mail.